jueves, 7 de mayo de 2015

Inmobiliaria: Obstáculos a la bajada de los precios inmobiliarios.

Los precios inmobiliarios, tanto de compraventa como de alquiler, han bajado mucho en España desde el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, pero mis expectativas son que todavía tienen que bajar más, debido a:

⦁ Alto endeudamiento que impide comprar piso y la concesión de nuevas hipotecas.
⦁ Morosidad y cuasi quiebras bancarias encubiertas que impide que den préstamos.
⦁ Crisis económica.
⦁ Bajos sueldos que implican insolvencia para obtener hipotecas.
⦁ Baja natalidad.
⦁ Próximos fallecimientos de los viejos que tienen más patrimonio (inmobiliario) que saldrá al mercado.
⦁ Gran stock inmobiliario que sigue sin reducirse.

Este proceso de bajada ha sido lento debido a las resistencias que existen a la bajada, y dicen que se está enlenteciendo más o estabilizándose en algunas zonas, y esto no es bueno para la economía general. Por ejemplo:

⦁ Los altos alquileres de locales comerciales perjudican la supervivencia y rentabilidad de empresas.
⦁ Los altos alquileres y precios de compraventa dificultan el acceso a la vivienda de los particulares.

Veamos cuáles son las principales resistencias que se me ocurren a las bajadas de precios inmobiliarios:

Culturales.

La baja cultura financiera española provoca que la gente use la vivienda como un bien para especular financieramente y como almacén de valor, en vez de otros instrumentos financieros y económicos como la bolsa, bonos, metales preciosos, piedras preciosas, tierras, etc.

Fiscales.

La rentas del trabajo están muy castigadas fiscalmente en comparación con el resto de rentas, cuando debería ser al revés, pues la actividad moralmente más noble y económicamente más productiva es el trabajo, no obtener una renta sin hacer nada o casi nada. Esta fiscalidad maligna se mantiene porque los políticos se benefician de ella en sus vidas particulares y para beneficiar a los peces gordos que viven de lo mismo.

En concreto en este caso, las rentas del trabajo en España pueden padecer una presión fiscal en el IRPF mayor del 50%, mientras que las de los alquileres es del 21% solamente.

Por lo tanto, la fiscalidad malsana empuja a la gente a obtener rentas diferentes del trabajo, como las inmobiliarias (alquileres), usando los pisos como un instrumento especulativo.

Además, la fiscalidad y otras trabas burocráticas y administrativas son una pesada carga sobre las empresas, dificultando la economía productiva y favoreciendo la especulativa, como la inmobiliaria.

Monetarias y económicas.

El empeño del BCE de aumentar la masa monetaria favorece el mantenimiento y lento desinflamiento de las burbujas, sea en los mercados financieros como la bolsa, o en el inmobiliario. El deseo de generar inflación por el BCE se opone a la tendencia bajista de los precios inmobiliarios.

Esta voluntad inflacionista del BCE tiene 2 mecanismos:

⦁ Bajada de los tipos de interés hasta casi 0%.
⦁ "Flexibilización cuantitativa": Comprando deudas se impide la quiebra y liquidación de muchos actores directamente implicados en el mercado inmobiliario, (inmobiliarias, bancos), y por lo tanto, se impide la rápida bajada de precios.

Otra medida es la creación y mantenimiento del "banco malo" (SAREB), para sostener los precios inmobiliarios de las hipotecadas bancarias fallidas a costa del Estado.

Morales (ideológicas).

"Una democracia no puede existir como forma permanente de gobierno. Sólo puede existir hasta que los votantes descubren que con su voto pueden concederse a ellos mismos generosas asignaciones del tesoro público. A partir de ese momento, la mayoría siempre vota por los candidatos que les prometen los mayores beneficios, con el resultado de que una democracia siempre acaba colapsando por la política fiscal relajada, y siempre sigue una dictadura... La edad media de las civilizaciones mundiales más grandes desde el comienzo de la historia, ha sido de unos 200 años. Durante esos años, estas naciones siempre progresaron siguiendo esta secuencia: de la esclavitud al coraje; del coraje a la libertad; de la libertad a la abundancia; de la abundancia al egoísmo; del egoísmo a la complacencia; de la complacencia a la apatía; de la apatía a la dependencia; de la dependencia de nuevo a la tiranía" (Sir Alexander Fraser Tytler, 1747 -1813)
El cortoplacismo de los gobiernos democráticos, siempre pendientes de las próximas elecciones, les obliga a mantener una red clientelar que les apoye.

Así, ningún gobierno va voluntariamente a perjudicar sus dos principales caladeros de votos, funcionarios y pensionistas, pues hacerlo implica el suicidio electoral, por lo que intentará a toda costa mantener su poder adquisitivo a costa del resto de la población, y aún a costa del derrumbe de la economía productiva cada vez más esquilmada fiscalmente para beneficiarles a ellos.

Más aún, los nuevos partidos políticos populistas (Podemos, Syriza), prometen para alcanzar el gobierno más apoyos a funcionarios y pensionistas.

De esta manera, los funcionarios consiguen un poder adquisitivo mayor que el resto de la sociedad, y los pensionistas poseen un patrimonio mayor que los jóvenes al final de su vida laboral y unas pensiones que incluso superan los sueldos de mucha gente. Así, sostienen los precios inmobiliarios al no tener necesidad de vender o de rebajar sus expectativas de ganancias, impidiendo el acceso del resto de la población a los inmuebles encarecidos por su culpa.

Mientras se mantenga el falso mito de la actual democracia como sistema sagrado no se podrá implantar un gobierno nacionalista que trabaje en beneficio de toda la población que no necesite mantener una cuota de votos chantajistas.

La última burbuja de todas que tiene que explotar es la burbuja moral, la de la idolatría de la democracia que hoy vivimos y todos sus valores asociados del igualitarismo, la preponderancia de la cantidad sobre la calidad, etc. Ahora la gente se queja del derrumbe del sistema educativo, del voto de los "viejunos", de las paguitas a inmis y gitanos, etc., pero no hay huevos a llamar a las cosas por su nombre y a denunciar la gigantesca estafa de la actual democracia. Y no será porque no se han puesto hilos aquí comparando el franquismo con la democracia, para el sonrojo de esta última.

Pero es que además, ni hay gobierno del pueblo ni lo puede haber, por lo tanto, es irrelevante que en la apariencia haya una democracia o que no, pues en la práctica es lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario