domingo, 17 de mayo de 2015

El régimen sirio para los pies al Estado Islámico en Palmira.

  • Casi 300 personas han muerto durante la ofensiva yihadista, hace cuatro días

  • Siria confirma que las valiosas ruinas de la antigua ciudad no han sido dañadas 

     


El gobierno sirio ha anunciado que sus tropas han expulsado este domingo al Estado Islámico (IS) del casco urbano de la ciudad de Tadmor, que alberga la joya arqueológica de Palmira. El pro opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, que lo ha corroborado, ha cifrado en 295 el número de muertos en la localidad y alrededores desde que comenzó la ofensiva de los takfiristas, hace cuatro días.

A lo largo del sábado, según fuentes oficialistas, las huestes del IS habían logrado penetrar en el sector norte de Tadmor. Los bombardeos aéreos, combinados con acción terrestre, los repelieron. De acuerdo con el Observatorio, el IS se encuentra a apenas un kilómetro de las calles de la ciudad, situada en el centro de Siria, en la provincia de Homs.

Además, los yihadistas controlan los pueblos cercanos de Al Ameriya y Al Sujna. El Observatorio asegura que los duros combates de estos días en Tadmor, de 70.000 habitantes, dejaron 123 efectivos leales al régimen y 115 yihadistas muertos. Además, 57 civiles murieron, muchos de ellos decapitados por el IS al acusarlos de ser partidarios del presidente sirio Bashar Asad. La lucha sigue en el exterior de Tadmor y en la prisión local. Bombardeos asadistas mataron también a cinco personas este domingo en al Sujna.

Tadmor ha sido, a lo largo de los siglos, una localidad de alto valor estratégico. En el pasado, Palmira, un oasis en plena zona árida, era un punto de encuentro famoso en la ruta de la seda, el enlace mercantil entre Oriente y Occidente. Hoy, por Tadmor pasa la autopista que une la localidad oriental de Deir Az Zor, en manos del IS, con Homs y los aledaños de Damasco, territorio en manos de Bashar Asad.

El gobernador de Homs, Talal Barazi, ha detallado que el ejército oficialista está peinando la zona y que ha desactivado varios artefactos explosivos colocados por los yihadistas antes de retirarse. "Estamos tomando las precauciones necesarias, trabajamos para asegurar ayuda humanitaria ante la muchedumbre que abandona la ciudad", ha dicho. Barazi ha añadido que se han recapturado las colinas y puntos de control clave del norte.

Palmira, conocida como 'la perla del desierto', es un conjunto arquitectónico de los siglos I y II d.C. Antes de la guerra, iniciada en 2011, se trataba de uno de los principales destinos turísticos de Siria, un país rico en restos arqueológicos. El principal sitio de Palmira es el templo de Bel, dedicado a una deidad babilónica y cuyo techo, en el pasado, estaba chapado en oro.

Al adentrarse el IS en Tadmor, se temía que los restos de Palmira, listados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, acabasen arrasados por los takfiristas. Así ocurrió recientemente en el museo de Mosul, en Nínive o en Hatra, en Irak. Palmira, sede de la legendaria reina revolucionaria Zenobia, todavía acoge en su museo una importante colección de tesoros extraídos del lugar.

El director de Antigüedades de Siria, Mamun Abdulkarim, expresó su alivio a la Agencia France Presse por la retirada del IS. "No hubo daño en las ruinas, pero eso no significa que no debamos tener miedo", explicó. Aunque él no lo diga en ese sentido, sí hay motivos para el temor. Según explican a EL MUNDO varios arqueólogos, las tropas de Asad llevan desde 2012 dañando Palmira al cavar allí trincheras, túneles y nidos de armas.

1 comentario:

  1. Me encanta lo que dice el tio al final que dañan las ruinas haciendo trincheras , sera mejor que se dejen matar no te jode.

    ResponderEliminar