martes, 21 de abril de 2015

"Nos había puesto la película de Columbine"


Muy normal ponerle a unos críos de primer ciclo de la ESO una película para mayores de edad que, para más inri, no tiene nada que ver con ninguna de sus asignaturas. Eso lo hace un profesor recién llegado interino. El pequeño diablo no tenía ninguna intención de matar, y curiosamente se vuelve loco a partir de este visionado. Obviamente chocaba mucho que supiera Columbine y tenían que buscar alguna explicación a calzador. Total, ¿quién lo va a rebatir? ¿los conspiracionistas (palabra-policía para cortar posibles debates y/o desprestigiar una teoría en la buena dirección)?

Pues ya está todo el pescado vendido, oigan. Esta es la "firma".

Recordemos Columbine, que dio inicio al festival de psyops mediáticas posteriores:

El asesinato en el instituto de Barcelona coincide con el aniversario de la masacre de Columbine
Aquel suceso marcó un antes y un después en el tratamiento de estas tragedias en EEUU. Suscitó una cobertura mediática como nunca hasta entonces se había visto. Los acontecimientos, que provocaron una ola de terror en la escuela, se fueron retransmitiendo en directo. Incluso el cineasta Michael Moore elaboró un falso documental titulado 'Bowling por Columbine', que refleja que millones de estadounidenses se sienten cómodos y seguros manteniendo armas en casa. También reabrió el debate sobre los videojuegos violentos.
Y a otro personaje mítico de otra psyop poco recordada:
Aunque la matanza de Columbine es la que más se recuerda, la más sangrienta de EEUU sucedió en la Univesidad Pública de Virginia. Un estudiante de origen surcoreano llamado Cho Seung Hui asesinó fríamente a 32 estudiantes y profesores. Tras haber cometido la matanza, se suicidó. Se sabía que Cho Seung, a raíz de los testimonios emitidos por una profesora suya de filología inglesa, había realizado ejercicios literarios en un tono que reflejaba su locura.

Al tal Cho Seung Hui incluso le dio tiempo para hacer una pausa en su locura criminal y grabar unos vídeos muy chulos ese mismo día que envió por correo a la NBC para que los emitiesen como parte del espectáculo:


Otros casos extraños.

De este nunca mais se supo.





El guión lo van haciendo al vuelo.

¿Que resulta que lo de la ballesta como arma homicida en un principio (con recuerdos a Rabadán inside, el mítico "asesino de la ballesta") al alcance de un niño de 13 años no se lo traga nadie? (Primer titular de El País: "Una profesora muerta y varios heridos por disparos de ballesta en un instituto")

Pues es que resulta que era casera, no sirvió para matar a nadie, y acabó en la basura. Circulen, circulen.

¿Pero entonces como cometió un chaval de 13 años un asesinato?

Pues con un pedazo de machete que llevaba también encima, además de material para hacer nada más y nada menos que un coctel molotov. Iba bien pertrechado el chico.

¿No pudo socorrer alguien al profesor herido, taparle la hemorragia?

No, porque el chaval le dio una cuchillada mortal de necesidad. Con la fuerza y la precisión propia de un asesino profesional. Y el profesor se "desplomó" y se murió (desangrado, se supone). En cambio el resto de heridos, a los que también atacó con el cuchillo, fueron heridos leves.

¿Que por ahí hay referencias a Columbine y tal y que estamos hablando de un chiquillo de 13 años?

Pues resulta que el profe sustituto de sociales les ha puesto la película de Michael Moore la semana anterior. ¡El profesor que luego morirá acuchillado, mira tú por donde!

¿Y porque le dio por ponerse a matar gente al chaval?

Pues porque tenía una lista negra con sus objetivos criminales. Bueno, al principio la tenía, luego, no.

Un alumno mata con un machete a un profesor en su instituto de Barcelona

Algunos padres del centro habían informado de que el menor tenía una "lista negra" de personas, entre los que se incluirían profesores y compañeros de clase. Quería matar a todos los que le hacían "la puñeta", aseguran varios medios. Según declaraciones de padres y alumnos del centro, el menor había avisado en los últimos días de que iba a llevar a cabo una masacre, aunque otras fuentes lo han descrito como un chico sin problemas. Era aficionado a las armas, apuntan otros compañeros. Sin embargo, los investigadores descartaron por la tarde que tuviera dicha lista, según señala la Agencia Europa Press.

Y desde el principio repitiendo una cosa: el chaval no es imputable, no se le puede detener, la Ley del Menor le protege.

Y al pobre (con sólo 13 años) le dio un brote psicótico. Se le fue la olla, vamos.

Y en menos de 72 horas, otro caso resuelto.

Antes de que sucediese Charlie Hebdo ya había declaraciones en UK y Francia del tema de controlar y endurecer al pensamiento crítico en internet (como hemos visto hace pocos dias con las leyes aprobadas).

Y el tema de internet (como fabricar una ballesta, o como consultar el procedimiento de bloqueo de la puerta del evento GWI Andreas Lubitz, una cosa ridícula a más no poder), de una u otra manera esta siempre presente, creo que no es exagerado lo que se otea por el horizonte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario