jueves, 16 de abril de 2015

Conflicto entre Roma y Judea.

 

http://europasoberana.blogspot.com.es/2013/05/roma-contra-judea-judea-contra-roma-i.html

Enlazo el primero de los tres artículos, pero voy a resumirlos.

- El judaísmo y el cristianismo no nacieron "en cualquier lugar". Nacieron en una región que une Europa, África y Asia, con todo el caos histórico de auge y caída de civilizaciones que ello supuso, por no hablar de las invasiones y contrainvasiones. Por ahí había pasado de todo: desde pueblos semitas como los sumerios, hasta nómadas semigriegos como los filisteos, pasando por faraones egipcios o monarcas persas. De entrada, la región de Israel no ofrecía un contexto sano.

- Cuando Pompeyo conquistó Jerusalén, tuvo curiosidad (sana) por ver quien era ese dios llamado Yahvé. Se quedó estupefacto al ver que los judíos no adoraban a un dios antropomorfo, sino a una entidad abstracta.

- Tanto griegos, persas y romanos tenían una cosa en común: su judeofobia. Aunque podría dar mucho ejemplos, sólo voy a dar el del historiador Tácito: Las costumbres judías son tristes, sucias, viles y abominables, y si han sobrevivido es gracias a su perversidad. De todos los pueblos esclavizados, los judíos son los más despreciables y repugnantes.

- Sobre las guerras libradas con Judea bajo los mandatos de Vespasiano y Adriano. Luchar contra los judíos no era como luchar contra los galos, los queruscos o los partos. Los judíos no usaban "artes nobles" para defenderse de los romanos, sino que se infiltraban dentro de las estructuras del Imperio para, posteriormente, ir carcomiéndolo desde dentro. Dicho de otra forma: un judío del año 70 aceptaba de buena gana ser esclavizado y deportado a Roma, si con ello conseguía reunir gentiles allá, y allanar el camino a sus sucesores.

- En los primeros tiempos del Imperio, los cristianos eran considerados como judíos, como una de tantas facciones dentro de la judería.

- Aún así, Pablo de Tarso, Marción y otros personajes trataron de "desjudaízar" el cristianismo para hacerlo más accesible a las masas del Imperio.

- Por alguna razón, el cristianismo empezó a calar más entre las mujeres. Las cuales, acababan convenciendo a sus maridos y/o hijos. Podemos citar a los romanos: Nerón no era cristiano pero su mujer Popea sí lo era; Constantino no lo era pero su madre Helena sí; etc. Pero esto también se hace patente en la Edad Media: Eduino de Northumbria, Erik el Rojo, etc.

- Para no soltar una parrafada, hay que tener claro que en tiempos de Teodosio I las políticas anti-helénicas habían llegado al delirio más absoluto. Se prohiben las charlas sobre asuntos religiosos; se prohibe mirar a las estatuas paganas derruídas (insisto: prohibido mirar a una estatua de Zeus echa añicos); los templos y la arquitectura en general son derruídos, y los textos sobre filosofía o literatura son quemados; peor aún: cambiados y adulterados.

(Posiblemente, la teoría aristotélica de las "causas" no sea obra suya...)

- El "mejor candidato" a conquistar el Imperio habría sido Germania. El problema no fue la caída de Roma. El problema fue la deriva antieuropea y autodestructiva que fue adquiriendo.

Los hay que se hicieron a sí mismos eunucos por amor al Reino de los Cielos.
(Biblia, Nuevo Testamento, Mateo, 19: 20.)

Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la Tierra. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán la misericordia.
(Biblia, Nuevo Testamento, Mateo, 5: 1-5).

Viendo el percal, creo que el cristianismo lo salvó Europa, no viceversa, por que "la sangre tiene la última palabra". De la estirpe nórdica emergió la Edad Media de caballeros, cruzados y gestas castellanas.

Lo que es indiscutible es que los próceres del cristianismo primitivo eran todos judíos étnicamente hablando. Qué motivos tuvieron para meter el cristianismo a modo de subversión cultural ya es algo que se me escapa, pero sí sabemos que consiguieron que el Estado romano sólo admitiese dos religiones legalmente: el cristianismo y el judaísmo. Todas las demás religiones fueron proscritas.

Cuesta creer que a día de hoy aún podamos saber quiénes eran Platón, Aristófanes o Plinio. "Lo normal" habría sido que nada de ellos hubiese sobrevivido tanto por las políticas de los emperadores a partir de Constancio, como de las muchedumbres cristianas (que tenían impunidad jurídica).

[...]

Bueno, fue Jesús el que dijo que los hay que se hicieron eunucos para entrar en el Reino de los Cielos. Fue quien dijo pon la otra mejilla, no vivas por la espada, etc. Fue en muchos sentidos el primer perroflauter. Por primera vez en la historia los europeos iban a adorar a un notas con barba y chanclas clavado a una estaca (por malvados soldados imperialistas europeos) en lugar de algún Dios autóctono esgrimidor de armas, relámpagos, carro, etc.

En la Judea antigua, los romanos eran los israelíes de la época. Los judíos los palestinos. Los zelotes Hamás. Y el fundamentalismo islámico la fe que se impuso. La fe que destrozó estatuas, demolió templos, prohibió los Juegos Olímpicos (será porque los cristianos primitivos no descollaban mucho atléticamente, aunque si se cortaban los huevos lo puedo entender), quemó bibliotecas y arrasó con el legado de la antigüedad Europea de modo que más de un pobre incauto puede llegar a creer que el sumum de lo Europeo es un tío de Oriente Medio clavado a una cruz por romanos.

Ahora bien. Si hay gente a la que la liturgia cristiana moderna (que no tiene nada que ver con la original, porque los cristianos primitivos consideraban idolatría a la adoración de imágenes, amén de muchos otros temas) le sirve para experimentar plenitud espiritual y demás, pues yo no soy quien para decirle que abjure, faltaría más. 

Burbuja.Info

No hay comentarios:

Publicar un comentario