sábado, 7 de septiembre de 2013

Rochus Misch, guardaespaldas de Hitler, muere a los 96 años.

Rochus Misch

Rochus Misch, guardaespaldas, mensajero y telefonista de Hitler, murió a los 96 años en Berlín, y con él desaparece la última persona que fue testigo del suicidio del dirigente alemán y de su esposa, Eva Braun, en su búnker de la capital alemana.

Los medios alemanes se hicieron eco este viernes ampliamente de la noticia del fallecimiento de Misch, que tuvo lugar este jueves tras una larga enfermedad.

En los últimos años la comunicación con él era difícil debido a su avanzada edad, pero en 2009 aún concedió una entrevista a la revista alemana “P.M History“, en la que ratificada su fidelidad al Fürher.

“Permanecí como fiel servidor de mi jefe en el búnker”, rememoraba Misch, que no abandonó el lugar hasta que Josef Goebbels, el ministro de Propaganda nacionalsocialista, le dijo el 2 de mayo que ya no le necesitaba más y que podía irse.

El que fuera sargento de la unidad especial de las SS del Führer aseguraba que nunca se habló de la existencia de campos de concentración en su círculo íntimo.

Tras la muerte de Hitler, Misch fue capturado por las tropas soviéticas y pasó nueve años en una prisión rusa, hasta que regresó a Berlín en 1953. En el sector oeste de la capital alemana trabajó en una tienda de pinturas hasta su jubilación.

1 comentario:

  1. Que descanse en paz!! el Señor Rochus Misch!!!
    claro! que para los de 'siempre' no era mas que un maquiavelico nazi asesino cavernicola, y mas si era asistente del Fuhrer. Pero es lo que tiene, cuando ya has inhalado toda esa publicidad progre-liberal pues empiezas a memorizar toda esa mentalidad, por llamarlo de esa forma.

    ResponderEliminar