domingo, 15 de septiembre de 2013

Hasta el ultimo hombre.

En Cannas los romanos reunieron el ejército mas grande que habían reclutado nunca. Y Anibal aprovechó para aniquilar al 20% de la población de Roma (incluyendo el consul, dos consules anteriores, 29 tribunos, 80 senadores y mas de 200 aristócratas).

Teniendo en cuenta que la mitad de los habitantes de Roma eran esclavos, teniendo en cuenta las otras bajas que les había infligido Anibal en anteriores batallas y teniendo en cuenta el estado de desmoralización total de las tropas que quedaban disponibles se comprende que el ejército romano había sido aniquilado. Casi todos los hombres capaces de empuñar las armas habían sido puestos fuera de combate. Y pasarían años antes de que los romanos estuviesen en condiciones de volver al combate. Por último los aliados de Roma al ver que la balanza se inclina del lado de Cartago cambiaron de bando en masa.

En este estado de cosas Anibal manda emisarios al senado de Roma. Les explica que Cartago son un pueblo de comerciantes y que si los romanos renuncian a su expansión podrán firmar la paz y vivir como buenos vecinos comerciando. El senado en cuanto se enteró de que venían a pedirles la rendición se negó a recibirlos. Les responde de inmediato que "Roma invicta est" y que la guerra solo acabará cuando Cartago renuncie a todas las provincias que tiene, desmantele toda su industria y sus rutas comerciales y pague una indemnización a Roma.

Anibal entonces suelta a 10 senadores prisioneros para que negocien la paz bajo promesa de volver para ser ejecutados si fracasaban. Los senadores en vez de negociar la paz lo que hicieron fue precisamente animar a sus compatriotas a seguir la lucha. Luego regresaron al campamento cartagines y le explicaron lo que habían hecho y que en Roma nadie estaba pensando en rendirse.

Anibal sigue probando métodos para alcanzar la paz. Ofrece a los romanos pagar un rescate baratísimo a cambio de recuperar a los miles de prisioneros que tiene como gesto de buena voluntad y manda nuevos embajadores. La respuesta que recibe del senado es que el lema del legionario romano es la victoria o la muerte, que no van a pagar nada por recuperar a los prisioneros y que si Anibal se los entrega los diezmarán y desterrarán por haber faltado a su deber.

Todo esto resultó extremadamente consternador para Anibal porque se dió cuenta de que la guerra contra Roma iba a ser una guerra que los romanos lucharían hasta el último hombre. Él sabía que Cartago no tenía ni de lejos esa determinación y que por tanto solo era cuestión de tiempo que fuesen vencidos. Por primera vez se dio cuenta de que la suya era una causa perdida. De que Cartago podría ganar las batallas pero que acabaría perdiendo la guerra.

1 comentario:

  1. Los Romanos y Cartagineses eran ''Hombres'' y asi resolvian sus conflictos dando igual sus culturas, tradiciones, razas, y hoy en dia que nos queda? pacifistas cobardes, endofobos traidores, y que me permita el propietario de este blog decirlo ''MARICONEO'' a mi la verdad? me gustaria haber vivido en alguna epoca, donde el $ion no hubiese tenido ningun poder...
    Señores\as no hagamos el favor de alimentar al diablo $ioni$ta como el acto que hicieron los Patriotas Españoles como lo del asalto a la sede independentista de CIU en madrid. Que ganamos con eso? que se lo merecen? Por supuesto que se lo merecen eso y mucho mas!!! pero yo tengo conocidos españoles de a pie, que piensan que con esas actitudes y mas a sabiendas quien controla el meollo de la politica\prensa el pueblo ESPAÑOL nos dara mas la espalda...
    Y creeis que merece la pena alimentar el ODIO ANTIESPAÑOL a esa gentuza? se que es facil criticar! pero hay medios para denunciar este panorama sin que se aprovechen de nuestra inteligencia.

    ResponderEliminar