viernes, 14 de junio de 2013

Quienes son los antifascistas.


Personas que dicen estar en contra de algo que ni siquiera conocen, personas que sin darse cuenta luchan contra su propio pueblo al servicio de las élites financieras sionistas que lo único que quieren es la destrucción de Europa, personas que se autodenominan antisistema pero que luego en vez de luchar contra el sistema, se dedican a luchar contra los jóvenes nacionalistas que no tienen nada que ver precisamente con el sistema. Que los antifascistas se dediquen a insultar, molestar e incluso agredir a los militantes patriotas es algo que no es de extrañar en realidad puesto que son un producto del propio sistema el cual es antifascista y anti-patria por definición y así lo demuestra dia a dia con su "justicia", con su cine, su prensa y su televisión que cargan constantemente contra los movimientos patriotas de toda Europa tanto del pasado como del presente con represión, mentiras y calumnias, y no nos olvidemos de la enseñanza escolar, que desde la educación obligatoria hasta la universidad se nos enseña una y otra vez desde un punto de vista totalmente parcial y distorsionado que el fascismo es lo peor de lo peor y que los nazis eran demonios con cuernos y tridente.

Podemos comprobar facilmente que los antifascistas son un claro producto del $istema puesto que creen fanáticamente en las mentiras que se les ha inculcado sobre el fascismo. Chavales que han jugado demasiadas horas matando nazis en el Wolfenstein 3D o en el Call of Duty, y así acaban, siendo lacayos del sistema, los consentidos ultra-violentos de la democracia.


A continuación podéis leer un extracto de la rueda de prensa que ha dado Serge Ayoub, líder de las JNR francesas y de Troiseme Voie sobre el caso de Clement Meric, en la cual analiza de forma muy acertada que son y a que se dedican estos intolerantes e ignorantes llamados antifascistas:

"La verdad es que los verdaderos responsables de esta tragedia son aquellos que empujan a algunos jóvenes crédulos para que ataquen a los militantes patriotas; son aquellos que, rellenándoles el cráneo con tonterías tales como el antifascismo, llevan a pobres ingenuos a participar en grupos ultra-violentos como aquel al que pertenecía Méric. Estos grupos no son más que las bandas armadas de la hiper-clase mundialista que quiere destruir a las naciones y a las identidades con el fin de sustituirlas por un conjunto de consumidores desarraigados sólo buenos para enriquecer a las multinacionales, y que necesita de este tipo de grupos para combatir a la resistencia nacional que, en todas partes, se organiza. Eso es a lo que un Méric servía.

El poder quiere disolver las JNR mientras sucede que las JNR no son de ninguna manera responsables de lo ocurrido la noche del miércoles en París. Él se ceba en este movimiento queriendo hacerlo pasar por un movimiento violento. Pero, que el poder nos demuestre en qué las JNR son violentas. ¡Cuando se dicen estas cosas, las pruebas son necesarias! La violencia debe buscarse en otro lugar y Serge Ayoub ha mostrado, con documentos para apoyarlo, el verdadero rostro de la banda de Méric, el llamado buen estudiante idealista. Un grupo armado que desea, según sus palabras, “matar fascistas”.


Durante meses este grupo, llamado Acción Antifascista, ha multiplicado los ataques contra la resistencia nacional: en noviembre trataron de manifestarse contra las 6as Jornadas de Synthèse nationale; aún en noviembre, también trataron de agredir a personas que, en el Quinto Distrito, venían de asistir a una misa a petición del Círculo Franco-Hispánico. Unas semanas más tarde, atacaron a vendedores de l’Action Française en París, hiriendo brutalmente a uno de ellos; luego trataron de atacar una reunión organizada por el semanario Rivarol en febrero de este año. Añádase a esto las muchas provocaciones durante las manifestaciones en contra de la ley Taubira. Y luego, hace unos días, intentaron saquear el Espace Tribann en Lille… Su lista de sus abusos es larga, pero no importa, porque el sistema les necesita. Y esto hasta tal punto que, en el mayor de los ridículos, los parlamentarios de todo el espectro político, desde el PC hasta el FN, se sintieron obligados a guardar un minuto de silencio en memoria de un pequeño comando que se creía sin duda todavía en Stalingrado o posiblemente en las playas de Normandía… “Cuando un movimiento o un militante nacionalista, independientemente de su afiliación, es atacado, es toda la resistencia nacional la que es atacada”, recordó el director de Synthèse nationale.

Hoy en día, “es evidente (…) que aquellos que quisieron esa pelea fueron los matones, los amigotes de Clément Méric”, dijo Serge Ayoub, y agregó: “Hay un proverbio quebequés que dice “cuando des bofetadas, espera a recibir”. Creo que este es el epitafio de este Clément, quien quería ser alguien relevante.”


Por lo tanto, en estas condiciones, nuestra compasión no va a la persona que quería hacer la “guerra contra los fascistas” y que ha pagado un precio trágico. Nuestra compasión va por Esteban, Katia y los que todavía están en prisión porque fueron atacados por esta banda de lacayos del sistema y que, como europeos dignos de ese nombre, se defendieron.
 
Para concluir esta conferencia de prensa, dejamos la última palabra a Roland Hélie: “Después de todo, cuando se tiene a un Presidente de la República que confunde a los japoneses y a los chinos, no es de extrañar que el Primer ministro confunda a los agresores y a los agredidos”…"

Fuente del Extracto: Tribuna De Europa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario