sábado, 15 de diciembre de 2012

CANTO A LAS WAFFEN SS.


Las Waffen-SS tenían 38 divisiones con cerca de un millon hombres en los frentes. De ellos cayeron en todos los frentes de la guerra más de 400.000 soldados, suboficiales y oficiales, entre ellos, 32 comandantes de división. 50.000 soldados de las Waffen-SS se consideran desaparecidos.

Todavía a finales del siglo XX la mayoría de la gente ignora lo que fue, entre 1940 y 1945, el fenómeno -único en la historia militar- del millón de jóvenes combatientes políticos, voluntarios todos ellos, integrados en el seno de treinta y ocho divisiones Waffen SS en el transcurso de la Segunda Guerra mundial.

¿Quiénes eran? Ante todo, soldados (Waffen). Los mejores soldados, formidablemente equipados, siempre los mas dispuestos cuando era preciso enfrentarse al enemigo y reaccionar ante una ruptura. Físicamente, los mas dotados: talla mínima 1,75 m.; Obligatoriedad de demostrar una salud sin fisuras; Exclusión a la mas mínima falta visual o ante una caries molar; una milicia que hacia pequeñas todas las normas olímpicas. Su entrenamiento era excepcional. En la Escuela de Oficiales deBad -Tolz, todos los aspirantes habían perdido una docena de kilos al final del cursillo. A1 terminar este cada uno se había convertido en un atleta, flexible, desnudo y fuerte como un dios griego. También recibían una formación política del mas alto rigor. Disciplina de hierro, libre y alegremente asumida. Espíritu de equipo, camaradería constante desembarazada de todo complejo de casta. Severidad en las costumbres: en las Waffen SS un pederasta era enviado al paredón sin remisión. El heroísmo era la ley imperante.

Los jefes en cabeza. La media de supervivencia de un oficial de la Waffen SS en combate no sobrepasaba los tres meses. Esta concepción heroica del deber era exaltada por evocaciones grandiosas de las glorias del pasado. Se nutrirá de todas las fuerzas originales de la Naturaleza. El solsticio de verano recordaba especialmente los fervores vivificantes de los fluidos terrestres y celestes. El ultimo solsticio de 1944, había sorprendido todavía a todos aquellos jóvenes guerreros, con la antorcha en la mano, formando el cuadro en los claros de montes altos cercanos al frente, mientras que las apoteosis wagnerianas giraban, vibraban bajo la noche estrellada. ¡Ansia de cuerpos jóvenes frente a la vida! ¡Pasión por la creación y conquista! ¡Voluntad de vivificar, de escalar hasta las cumbres junto a una comunidad humana renovada en su carne y en su espíritu! ¡Eran fuertes como los robles de los bosques profundos, fuertes como los huracanes martilleando los cielos negros, fuertes como los caballeros de las epopeyas antiguas, desafiando la suerte y la muerte! ¡La Caballería! La Waffen SS era una caballería de pie en sus estribos y con sus lanzas prestas a atravesar el futuro: un millón de jóvenes guerreros ideológicos, decididos a ofrecer todo -su juventud, su sangre, su fe- para obtener todo.

Leon Degrelle

No hay comentarios:

Publicar un comentario